miércoles, noviembre 14, 2007

DIOSA DEL SEXO













Hace un tiempo me acuerdo haber leído en el El Mercurio, un artículo del Artes y Letras de Miguel Serrano sobre lo femenino y masculino. Al final concluye que el gran salto para un hombre sería ser capaz de amar a una sola mujer, ya que le es más fácil cambiar de parejas, tener otras y ser infiel. Incluso el maldito Cioran dice algo precioso: “Quien se mata por una criada vive una experiencia más completa y profunda que el héroe que conmueve al mundo”. Por otra parte concluye que el gran salto de la mujer sería amar a varios hombres, ya que le es más fácil aguantar a uno sólo, aguantarlo hasta lo patológico a veces. Habla de una mujer capaz de ser una prostituta sacerdotisa (textualmente dicho en este diario tan conservador).

Me pareció muy interesante esta analogía ya que apela a los miedos y las condenas sociales de ambos. Un macho es un ente respetable, mientras más mujeres tenga más viril es, su historial lo dignifica, lo enaltece. La mujer por otra parte en lo preferible no tenga mucho sexo ni siquiera con su propia pareja y sea discretamente complaciente, la madre de los hijos, la devota, en lo posible virgen antes de entregarse a uno sólo por toda la vida.

La prostituta en su buena expresión es uno de los iconos sociales al menos para mí más fascinantes, digo en su buena expresión y aclaro que toda profesión tiene sus representantes decadentes para dejar claro mi respeto.

Supongamos una hechicera mágica, virtuosa en su arte, deseable por el más reprimido de las castas, atormentable si se escondiera en cualquier pensamiento. Esta gloria no es de nadie, no se adhiere a masoquismos ancestrales que instauraron delirantes patriarcas, de obedecer y servir al puta madre que fuera. Es ella incluso odiada por sus pares, amenazante al instaurado matrimonio, cómplice de tantos hombres perdidos en su convención correcta, su sana ecuación que esconde variables insospechadas. Es experta en el tu-yo sin otros, intima y tan ajena. El macho romántico no tiene como llegarle, ella viene de vuelta de tanta mentira, tanto cuento seductor de los hombres, tanta basura y cliché que curiosamente aún convence a muchas de un falso trono, esa libertad les viene facil, no la transan.

Aunque mujeres caen en esta trampa por siglos, de estar entre creer ingenuas y ser condenadas a la hoguera, todas tienen en el fondo una de estas gloriosas hembras y juegan con su alcance, seden sabiendo y rechazan sin saber. Viva este misterio de la mujer, este amenazante ámbito para la convención social, única dimensión que paradójicamente ama y entrega, sin culpa masoquista que complace como geisha o un taco alto, o sin ficción de conquistas que alimenta un ego.

El matriarcado polígamo es abundancia y goce, el patriarcado polígamo es un tema de sobre vivencia y escasez. Hombres pueden tener simultáneamente muchos hijos, no así mucho sexo. La mujer esta más cerca de este tocar, de vivir afecto y piel infinitamente, sin anticipar con seducciones, entregándose sin esperar control o salvarse del castigo. Es de sentir a otro. Si nosotros somos honestos como hombres, somos sólo niños y semen en estas arenas, como la viuda negra que se devora a su par.

Pero esta imagen de la mujer eficaz y competente, esta mujer de silicona sin calor, es la más grande trampa para la mujer, no considera su condición capaz de cambiar el medio existente, sino la adecua al medio finalmente masculino de la vanguardia cabalista, como la bella libertad que descubierta lidera una revolución francesa de Delacroix, quien fuera inspirado en musas para su propia complacencia. Como Lagerfeld que trato a la Schiffer de "vaca", generando la tendencia femenina obsesiva a ser anoréxicas andrógenas o niño-a-s para un pedófilo? Los modistas en favor de lo a-sexuado unisex, la voz neutra de los coros de niños, pedofilia por evocar la pureza perdida y poseerla perverso, de lo más torcido. ¿Significa esta tendencia, vías a una igualdad?

Los musulmanes usaban geometría en su arte y no figuras, escondían la abundancia en el interior de sus patios fértiles, su oasis de humedad y frescura en el calor, no exhibían trofeos y novias de blanco, segun Gastón Soublette el ícono burgues por excelencia.

Esa dimensión oscura, prohibida de la mujer, de la prostituta, siempre llevada a una dimensión mercantil, es el ámbito por explorar, por revelar. Implica abordar el tabú oceánico de Freud, de la mujer como madre del mundo que importa y hoy se oculta, sustituido por la sublimación compensadora del delirio por negación, de un afecto atrofiado por el sueño despierto de la fantasía bollerista de ver sin tocar, de desear sin amar. Que nunca muera esa mujer, que siente sin culpa y ama sin perdón del Dios de los hombres ascético - patéticos.

3 comentarios:

Luli dijo...

Una historia muy común:
Un día cualquiera una mujer sumida en la soledad de su vida, un marido pasivo, un marido que nunca más le dijo “te amo” y sólo estaba como un adorno de casa…
Un día ella se encuentra con un señor que la llena de amor, de caricias perdidas, y ella cansada del maltrato de su marido y sus infidelidades se enamora y se entrega a los brazos de este señor.

Se amaron en la oscuridad, ella en sus brazos se olvidó de su dolor y era feliz. Pero eso no duró mucho, pues su esposo (ese hombre que nada le importaba de ella) se sintió herido en su condición de “macho” y la llena de insultos haciéndola ver como la peor de las mujeres.

¿Qué opinan ustedes?
¿Es justo que cuando ellos tienen sus mujeres a escondidas y mientras más mujeres es como tener más trofeos a su haber?
Pero si lo hace la mujer… ahhh, ¿esa es una cualquiera?

Hombres como esos no los tolero, ella sólo buscó la felicidad que él le negaba.

¿Qué opinan?

Vaya que me encuentro con tus maravillosos textos, que ponen a reflexionar sin medida.

Agradable, genial

Cariños

*AntagoniSta* dijo...

Es necesario reconstruir la contradicción hombre-mujer a partir de la negación del cuerpo de la mujer... en una contradicción material. Será que nos encontramos (nosotras) desde el principio sin una forma propia de existir, como si el existir nuestro se hallase ya incluído en una forma de existencia (mujer, madre, hija, etc.)
Aun así no se trata de buscar lo que nos une, dejando a un lado lo que nos diferencia y volvernos todos una especie de ser humano "X", una especie de andróginos. No, la globalización puede estar muy bien; pero es mucho mejor la diferencia en la igualdad...

En fin, El viejo Buk define al género del que soy parte a la perfección: ...mujeres viles, perras borrachas, con las medias caídas y arrugadas y las caras pringosas de maquillaje barato. Pervertidas y para nada santas..., y cuando leí eso, me enamoré de verme taaan bien reflejada en letras.

Besos, Caja negra.

maletadespanzurrada dijo...

Que tanto de culpa tiene el patron macho patricio en la conformación y autoimagen pedestre y horrible que tienen las mujeres de si mismas?
Mucha.

El universo conciente, la matriz de las eternas piernas serenas terminaron infectadas de lo inocuo, de lo simbolico. ¿Es preciso la deformación acaso, o como plantea mi compañera de arriba el "androgino"?. O el cyborg tililante de circuitos morados, ardientes por estallar en los plug in, los plug outs.

Es esta reflexión un intento de solucionar la vulgar e inexplicable sensación del amor y su pariente más cercano el dolor?

Imagino primero las esferas, la plasticidad, la confusion, no lo estatico de lo androgino, un no se que parecido al sopor onirico. Alguien que era como... pero no era, era lo todo, era el espacio que se pierde.

Saludos Mr.
siempre tan preciso como arcano mi amigo.

www.maletadestripada.wordpress.com

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro