domingo, diciembre 31, 2006

EL AMOR INCONDICIONAL A RATOS ME APESTA


















EL AMOR INCONDICIONAL A RATOS ME APESTA

LO QUE QUIERO NO ME QUIERE COMO QUIERO QUE ME QUIERA, PORQUE QUIERO AL QUE QUIERE, LO QUE SOLO QUIERO QUE DE MI QUIERA.

(Referido a un amor entre pares, no de padres a hijos o de hijos a padres)

(DOES conditional love SUCK? ... Don´t think so, it´s just a fact.)

La ética "funciona" desde una culpa moral, deuda y deber por motivo de un alterego "A", sin verse condicionado en el aquí al compromiso asumido de reflejos condicionados que han traumado los afectos y el calor de la vida.

La estética "forma" hacia una fantasía ideal, querer un propósito para con un alterego "B", de imaginarse incondicionado en el allá con una libertad incondicional e impersonal de anticipaciones espectrales situadas en un paradigma mental autocomplaciente.

"A" Moral y "B" Ideal son los márgenes del orden Natural

La persona natural en este orden natural, basa su hacer en un escapar de un "A" y la real presencia de ver con los ojos aunando la totalidad del cuerpo experiencial, para proyectarse en la busqueda de un ser en "B" y sus imágenes enmarcadas y bien situadas en un paradigma totalizador que imagina con los ojos anulando el cuerpo presente en y entre las cosas fragmentadas del mundo, uniendo en un mental, paralelo otro al mundo de fragmentos sin causa posible de anticipar, donde justamente la pretencion es creer que se anticipa una causa.

Los otros para esta persona natural en "B" cumplen un rol para con un guión interno y holístico que les otorga categoría como objetos, sustituibles por tanto e incondicionados a una situación única y real afuera, de un tú-yo insustituible, como cualquier acto de estar en las cosas radicalmente sin auxilios, paralelos o sustitutos de fantasía. "A" fue alguna vez un acto de estar por la existencia en las cosas y su multiplicidad de vinculos de tu-yo, anulados, anticipados y articulados hoy por "B". Los fragmentos unidos por un misterio son articulados desde el paradigma y surge la incondicionalidad a la razon de ser para mi ser como para otro ser.

Al asumir ser incondicional para otro ser, uno sede a ser un personaje también y así pasa a ser parte del relato interno de un otro, muchas veces cediendo y reprimiendo, pero manteniendose en lo posible protagónico del guión del otro y fiel a la forma que de mi se espera, donde vea lo que quiero que de mi vea por ser mi interes al cual ser incondicional. Hay un consenso que hoy se le llama romanticamente afinidad que yo llamaría mejor acuerdo de intereses y formas, no es quimica corporal en rigor sino imagenes mentales puestas en perspectiva dinámica, en dialéctica para validar espejos y atenuar incertidunbres mutuas. Es sincronismo pero no comunión, es empatía pero no epifanía. Es paz pero no goce, es estabilidad pero no vida.

La formalidad así, es una estabilidad virtual de paralelos calmos, más fácil que alimentar una eterna pasión de amores y odios puestos crudos sobre la mesa, de permanentes regeneraciones por dolores y desencantos. La formalidad sostiene, economiza y por tanto priva la puesta en escena de los genuinos deseos que justamente condicionan a un otro a siempre estar ante su amado o amigo como un enemigo que ama con bella locura y a la vez condiciona encantador sin piedad.

Todo amor real es condicional?
Si remite a un alguien de carne y no una idea de él.

Un amor incondicional es ideal o el amor sólo puede estar condicionado a los apegos o culpas?

Si lo ideal es irreal, todo amor real es condicional, pero no necesariamente por apegos y culpas, ese afecto de calores y sabores, fuertes y dulces es lo más certero que podemos tener y es lo que siempre negamos. Que mayor pretensión que plantear la condicionalidad en vías de superación o peor como ya superada? Tan mesiánico esta el hombre de mundo, que alivia su mediocridad con discursos y delirios de grandeza, con coherencia ascética, que no se si en el peor o mejor de los casos cumple sin doble estándar?

Mi pregunta:

Que motiva realmente a anhelar esa imagen de lo ideal, semi-divina imperturbable del esquizoide síndrome mesiánico? Quien realmente quiere ser un él y no un tú para otro? Un él complaciente por terror a saberse prescindible o un tú glorioso que se despliega por el mundo con sus riesgos inherentes a sufrir perdidas de amores?

A quien calienta realmente, esa idea de lo incondicional que no discrimina y que cede, que obra desde un absoluto desinterés por las cosas, en el fondo desbordado de compromisos? … (a Kant el protestante anti-pagano?)

La elección objetiva se supone no es discriminar sino un elegir desde la lógica racional, una cierta lógica formal, donde el capricho no tiene lugar, donde el capricho o es pecado o poco práctico.

En un mundo donde el andrógeno tedioso y calculador fomenta el empate de corazones estándar, permitiendo el ranking de mejores o peores almas en un escenario de formas y espejos, se genera justamente este absurdo validado.

La igualdad de condiciones para los individuos permite exigir mas condiciones por parte de los individuos, pero que tienen que ver con su ilusoria libertad de un yo con todos los ellos etiquetados y jerarquizados, y no la genuina condicion de afecto de yo por un tú paradójicamente incierto, misterioso e inquetante, que expone, que encanta y perturba, y que con pasión además se ama.

La luz y las voces del cielo instauran el gusto por los cánones de la universalidad, formas correctas para cualquier obrar con las formas, comprometido a un orden que se autoproclama en esencia de buenas intenciones y de ético proceder… basura de emociones calculadas e inteligencias emocionales, depuradas por el pudor de lo prudente.

El calor en cambio no es solo visual auditivo, emana olor y sabor, apela al bajo vientre y mas abajo de él, apela a la complicidad, al amor absurdo y patético, al despliegue de la vida desde un puro y potente lugar de goce … de tactos expuestos a el dolor y excitación de vernos en el mundo, sin capillas auxiliares o imaginaciones, sin proyecciones que anestesian, sin paralelos, sin falsos respiros o suspiros, sin voces que prometen algo si hay capacidad de esperar sin pataleta.

Esperar es una capacidad que se hace posible justamente desde ese empate visceral y existencial, ese inscribirse en el registro de la salvación y jurar amor a la fe razonable de la civilidad, instaurándose en el tiempo a nivel masivo el invento de un corazón incondicional, el gran arquetipo de la vida, Jesús-Jehová, que vive un eterno compromiso con la idea de que tiene moral, de que tiene principios y fines, de que tiene una pauta que debe descubrir, hasta auto-convencerse que la quiere descubrir.

A punta de deberes afloran quereres, que nos seducen a amar todo … incondicionalmente. El amor así no puede odiar, no puede permitirse destruir ficciones que lo inventan y contienen en paz y comprometen con el mundo feliz. El no poder destruir no permite regenerar, solo evolucionar y avanzar. Superar el dolor sin amarlo, anular el odio sin vivirlo para ver su paradójico querer, sólo se cumple el deber de amar sin condición pero con un falso corazón.

El falso corazón que quiere al que quiera solo lo que quiere que de él quieran… o sea, sus convicciones, su espejos inductores, su estela de seda, su perfil bonito, su narciso y parcial imagen, igual graciosa y trágicamente condicionado y sin reconocer lo clave:

Estar condicionado por el sólo hecho de que aspira a ser incondicional.

Sufriendo por un ideal que calumnia su amado mundo.

2 comentarios:

Patricio Padilla Navarro dijo...

Con ese lenguaje espantas a los clientes estimado, te aseguro que lo puedes "escribir en facilito" :)

De todos modos no faltará el relativista a ultranzas que te diga que el ideal no tiene porque ser irreal ya que la tiene en su casa día día esperándolo con fritos y a casa limpia.

Pamplinas digo yo, El ideal por definción no se alcanza, el ideal se construye a cada rato y hace imposible su aprehensión, (como el conejo con la zanahoria amarrada delante de sus ojos que corre sin jamás aclanzarla, Zanahoria = Modernidad), hay una joven harto linda que sabe de eso :)

El amor está hiper relacionado con la empatía como dice mesié Varela por lo que el trato y la culpa nunca se pueden evadir, la incondicionalidad nace de la propia voluntad racional de elección, jamás de ese amor que se invvoca como motor de vida y de relaciones indestructibles.

Un abrazo y excelente noticia tenerlo por acá otra temporada espero seguir la conversa con alguna bebida de cebada cuando se pueda.

PALOBLANCO-CAJANEGRA dijo...

Estimado: No busco clientes, busco amigos de lenguaje, y en relación a eso no creo exista uno mas o menos complejo, en lo personal Nietzsche es para mi más amistoso que Cohelo y Varela mas claro que Maturana pero menos sabroso etc… mas facilito sería diferente. Pero eso es forma que responden a constituciones personales, no pretendo ser enrredado al parecer esa es mi forma jajajaj. En la medida que se conversa se crean códigos y familiaridad, gracias por la honestidad.

Buena la analogía de un ideal que te espera en casa, pero eso es más que un ideal, el problema es la palabra ideal.

La modernidad como dices nunca se alcanza y es sin embargo la finalidad, lo entiendo cuando es íntimo y de escala, pero esa imagen es día a día anticipada por ajenos y es antiguo, el arca de alianza nuestro primer dios de exportación, Teseo que persuadió u obligo a la fuerza la aceptación de dioses comunes, por sobre los dioses tutelares de las tribus o familias para formar la nación griega concentrada en Atenas (¿democracia?), con lo que destruye soportes locales extra vertiendo sus signos. Bush ya existia al parecer.

Sobre la empatía Rolando Toro dice que hay otro paso, la epifanía. Puede eso parecer críptico pero como comentaba recién de Nietzsche, para mi tiene un eco potente. La incondicionalidad de la voluntad racional nos sirve para operar y es útil y un hecho, pero ese motor de vida y de relaciones indestructibles a que te refieres es el gran misterio que me interesa, la única condición que vale la pena.

Un abrazo para ti y el encuentro se viene con chela, después de Mayo puede ser con un tinto.

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro